Los análisis genéticos son apasionantes, pero (igual que una receta deliciosa mejora sustancialmente cuando le ponemos su poquito de sal) la mejor manera de aprovechar la información que aportan es situándolos en un contexto (en este caso, ). Así que para sacarles todo el meollo posible, te pediría que me cumplimentes este formulario (que me ayudará a mí a ayudarte a ti). No pretendo fisgonear, sino contextualizar tus resultados y adaptar mi informe a tus inquietudes. Ánimo, ¡que ya casi estamos!

Desde la hipertensión, la fatiga o la apatía a los problemas cutáneos, pasando por el estreñimiento, el insomnio o los triglicéridos altos, toda la información que me facilites puede ser de gran ayuda.
Cuéntame por favor qué suele incluir tu menú diario, para que me haga una idea de a qué está acostumbrado tu cuerpo.
Cuéntame por favor si duermes tus horas, si te resulta fácil conciliar el sueño, si te despiertas con energía, si tomas pastillas para dormir, etc.
Cuéntame por favor si haces ejercicio, cuánto, cuán a menudo y de qué tipo.

¡Gracias por llegar hasta aquí!