¿Por qué tu amigo puede comer todo lo que le apetezca y no engorda un gramo, mientras que tú engordas dos kilos por cada medio que ingieres? Pues porque todos somos diferentes y respondemos de manera distinta a un mismo alimento. Y probablemente tu dieta no se ajusta a la que tus genes elegirían.

Atrás quedó la era de las recomendaciones nutricionales generalizadas. Los imparables avances en nutrigenética y nutrigenómica ya han evidenciado algo que todos sospechábamos: que ese bollito de crema no surte el mismo efecto en tu amigo que en ti. He aquí otra aplicación de la terapia nutricional, el diseño de recomendaciones dietéticas individualizadas y adaptadas al genoma que te ayudarán a pavimentar el camino hacia tu mejor tú.

Optimiza tu nutrición en función de tus genes

De la misma manera que diferimos en nuestro color de ojos, altura y complexión, también nuestros requerimientos nutricionales y predisposición a padecer intolerancias pueden ser distintos según nuestra genética. Si quieres comprobar qué puede ofrecerte la nutrigenética actual, adquiere tus análisis junto con una consulta gratuita posterior para ayudarte a interpretar los resultados.

Test Nutrigenético para Requerimientos
Test Nutrigenético para Intolerancias

A día de hoy, ofrezco los dos tests que considero tienen mayor poder predictivo y aplicabilidad práctica:

  • el test de requerimientos, que examina una miríada de genes¹ para determinar tus ingestas optimizadas de nutrientes esenciales (en concreto, de ácidos grasos omega-3 y vitaminas A, D, E, B1, B2, B3, B6, B9, B12 y C); y
  • el test de intolerancias, que estudia los genes² que se ha comprobado que influyen sobre el riesgo de presentar intolerancia al gluten, la lactosa y la fructosa.

Ambos pueden adquirirse online aquí, aunque si acercarte a Barcelona no te supone un impedimento, quizás prefieras reservar tu consulta presencial (con análisis y consulta gratuita posterior incluidos) aquí.

(1) RBP4, TTR, CYP26B1, BCMO1, SCARB1, SOD2, CAT, GSTP1, PON1, VDR, GC (DBP), CYP27B1, CYP2R1, CYP24A1, DHCR7, IL4, MS4A2, FCER1G, APOA5, ZPR1, CYP4F2, TTPA, SEC14L2, F5, F2, TNFa, IL10, TXN, SLC19A2, MTRR, MTR, LPL, NBPF3, ALPL, FUT2, GIF, TCN2, TCbIR, CUBN, SLC23A1, SLC23A2, HFE, G6PD, FADS1, NOS3, además de los célebres APOA5, COMT y la estrella indiscutible, MTHFR.

(2) MCM6, AldolasaB, HLA y FUT2

No te puedo prometer que te cambien la vida, pero sí que saciarán tu curiosidad sobre la fascinante disciplina que está llamada a ser la piedra angular de la salud y el bienestar del futuro.

Nútrete complaciendo a tus genes

Si ya dispones de tus resultados y te apetece aprovechar la ocasión para sacarle todo el meollo posible, aquí puedes encargar además que te elabore un plan nutricional personalizado adaptado a tus genes.  Incluye un estudio pormenorizado de tus análisis, objetivos y circunstancias, con recomendaciones específicas para lograr tus propósitos, posibles obstáculos que auguro que puedes encontrar en el camino, estrategias para superarlos y plazos estimados para su consecución, además de un menú semanal personalizado y calibrado según los requerimientos que dictan tus genes, con sus recetas y listas de la compra.

No renuncies a nutrir a tu agradecido «yo del futuro» y descubre lo que la terapia nutricional puede hacer por ti. Sácale partido a la epigenética siguiendo los cuatro pilares del «biohacking» y aprende a comunicarte con tus genes: compláceles, mímales, consiénteles y dales las herramientas que necesitan. No puedes controlar todos los mensajes que reciben, pero sí asegurarte de que el que les mandas tú promueva que trabajen a destajo para

liberar a tu mejor tú