¿Por qué tu amigo puede comer todo lo que le apetezca y no engorda un gramo, mientras que tú engordas dos kilos por cada medio que ingieres? Pues porque todos somos diferentes y respondemos de manera distinta a un mismo alimento. Y probablemente tu dieta no se ajusta a la que tus genes elegirían.

Atrás quedó la era de las recomendaciones nutricionales generalizadas. Los imparables avances en nutrigenética y nutrigenómica ya han evidenciado algo que todos sospechábamos: que ese bollito de crema no surte el mismo efecto en tu amigo que en ti. He aquí otra aplicación de la terapia nutricional, el diseño de recomendaciones dietéticas individualizadas y adaptadas al genoma que te ayudarán a pavimentar el camino hacia tu mejor tú.

Optimiza tu nutrición en función de tus genes

De la misma manera que diferimos en nuestro color de ojos, altura y complexión, también nuestros requerimientos nutricionales pueden ser distintos según nuestra genética. Si quieres comprobar qué puede ofrecerte esta fascinante ciencia a día de hoy, en breve ofreceré la posibilidad de encargar unos análisis nutrigenéticos junto con una consulta gratuita posterior para ayudarte a interpretar los resultados. Si quieres que te avise en cuanto estén disponibles, déjame tus datos en el formulario siguiente y te mandaré un e-mail encantada.

De carácter obligatorio conforme a la legislación vigente en relación a la Protección de Datos de Carácter Personal (ve más detalles en mi Política de Privacidad y Aviso legal)

 

 

Nutre tu futuro complaciendo a tus genes

Si ya dispones de tus resultados y te apetece aprovechar la ocasión para sacarle todo el meollo posible, aquí puedes encargar además que te elabore un plan nutricional personalizado adaptado a tus genes.  Incluye un estudio pormenorizado de tus análisis, objetivos y circunstancias, con recomendaciones específicas para lograr tus propósitos, posibles obstáculos que auguro que puedes encontrar en el camino, estrategias para superarlos y plazos estimados para su consecución, además de un menú semanal personalizado y calibrado según los requerimientos que dictan tus genes, con sus recetas y listas de la compra.

No renuncies a nutrir a tu agradecido «yo del futuro» y descubre lo que la terapia nutricional puede hacer por ti. Sácale partido a la epigenética siguiendo los cuatro pilares del «biohacking» y aprende a comunicarte con tus genes: compláceles, mímales, consiénteles y dales las herramientas que necesitan. No puedes controlar todos los mensajes que reciben, pero sí asegurarte de que el que les mandas tú promueva que trabajen a destajo para

liberar a tu mejor tú